Hipoteca con Euribor e hipoteca sin Euribor

Web dedicada al Euribor

Euribor: -0,154%

Media provisional Euribor hipotecario de agosto de 2017

Hipoteca con Euribor e hipoteca sin Euribor

Hipoteca con Euribor e hipoteca sin Euribor

29 de marzo de 2017

Hipoteca con euribor e hipoteca sin euribor

   Hipoteca con Euribor e hipoteca sin Euribor. ¿A que nos referimos con este título? Pues es para hacer más llamativa la diferenciación que existe entre las hipotecas a interés fijo y las hipotecas a interés variable. Las hipotecas a interés variable se llaman así, porque a lo largo de la vida del préstamo la cuota mensual variará trimestral, semestral o anualmente, según se establezca en el contrato, dependiendo de la variación que experimente un índice hipotecario de referencia. Generalmente es el Euribor. Las hipotecas a interés variable necesitan por tanto del Euribor para calcular cuanto se irá pagando mensualmente por las mismas según la evolución del índice. Sin embargo, las hipotecas a interés fijo, no necesitan del Euribor, porque desde el principio se establece una cuota mensual que será la misma durante toda la vida del préstamo. También queremos establecer esta diferenciación, porque actualmente la banca está publicitando y ofreciendo más hipotecas a interés fijo y también más atractivas que años atrás. Ello se debe a que las entidades financieras ya no encuentran tan interesantes las hipotecas a interés variable, pues los tipos de interés fijados por el Banco Central Europeo se encuentran en el 0 y el Euribor está en mínimos históricos y cada vez más hundido en el terreno negativo.

   Así que a los ciudadanos que ahora les ha llegado el momento o la necesidad de hipotecarse se encuentran ante el dilema de elegir entre una hipoteca a interés fijo y otra a interés variable. La posible ventaja de la hipoteca a interés fijo es que cuentas con la tranquilidad que supone pagar siempre la misma cuota, desde el primer mes hasta el último, pero como contrapartida resultará desde el minuto cero, más cara que otra hipoteca que ofrezca el banco a interés variable. Se puede argumentar y pensar que si bien una hipoteca a interés fijo implica al principio pagar mensualmente una cuota más cara, no subirá la cuota ni un solo céntimo si el Euribor sube y sube y sube. Tampoco se pagará menos si el Euribor baja. El problema es que nadie puede asegurar cuando y cuanto puede subir el Euribor, por lo que puede ser que al final de la vida de la hipoteca hayamos pagado más por una hipoteca a interés fijo que por otra a interés variable.

   Además de las hipotecas a interés fijo o las hipotecas a interés variable que evolucionan o cambian su cuota en función de si el Euribor sube o baja, también existen las hipotecas mixtas. El problema de estas hipotecas, es que el primer o primeros años de la hipoteca es a interés fijo, para convertirse después a interés variable. ¿Y por qué esto es un problema? Por la sencilla razón, de que actualmente el Euribor esta bajo, y entonces al comenzar con un tipo fijo, nos perdemos el tiempo en el que el Euribor esta bajo y si después de unos años al ser una hipoteca mixta, se convierte en variable puede coincidir temporalmente cuando el Euribor empieza a subir. Resumiendo, la hipoteca mixta por una parte no nos deja beneficiarnos de cuando el Euribor esta bajo, porque empieza siendo a interés fijo, y posteriormente cuando el Euribor posiblemente suba es cuando se convierte en variable, perdiendo la ventaja en ese momento de la condición de hipoteca fija y por tanto subiendo en función de la posible subida del Euribor. 


    Lecturas: 164