El BCE aplica un nuevo recorte de tipos de interés, un cuarto de punto, para dejarlos en el 1,25%