Bernanke inyecta  optimismo estimando que el final de la crisis en EE UU llegará a finales de año