El Consejo de Gobierno del BCE decide mantener en su reunión de febrero de 2010 los tipos de interés en el 1%