El crecimiento económico sigue ralentizándose. 0,1% de crecimiento intertrimestral | Euribor Saltar al contenido
Euribor

El crecimiento económico sigue ralentizándose. 0,1% de crecimiento intertrimestral

27 agosto, 2008

La mala situación económica actual ha llevado a los consumidores ha reducir sus gastos. Se crece un 1,8%, ocho décimas menos que la tasa interanual precedente. La tasa intetrimestral es del 0,1%



El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado los datos referentes al Producto Interior Bruto (PIB) del segundo trimestre de 2008, confirmando la continuidad de la tendencia de desaceleración que comenzó hace un año. La economía española ha crecido un 1,8% respecto al mismo periodo del año anterior, son ocho décimas menos que el periodo anterior. En cuanto a variación intertrimestral se registra un crecimiento sólo de un 0,1%, mientras que en el primer trimestre del 2008 fue del 0,3%. El Instituto Nacional de Estadística señala además que poniendo a examen el contexto europeo tanto el PIB de la Unión Europea como el de la Eurozona, (es decir el de aquellos países miembros de la Unión Europea que han adoptado el Euro como moneda oficial) tienen un comportamiento similar al que tiene la economía española. De esta manera, la Unión Europea pasa de un crecimiento del 2,3% al 1,7% y la Eurozona desciende del 2,1% al 1,5%. La Unión Europea y la Eurozona están una y tres  décimas por debajo de España respectivamente en cuanto a crecimiento interanual. Aunque Holanda (2,8%) y Austria (2,3%) crecen a una tasa superior que España, también es importante señalar que las máximas potencias europeas están creciendo a una tasa inferior a la española: Alemania (1,7%), el Reino Unido (1,6%), Francia (1,1%) e Italia (0,0%).

La principal razón de la desaceleración en el ritmo de crecimiento, está en el claro descenso de la demanda nacional, pues pasa de 2,8 a 1,5 puntos. Afortunadamente ha mejorado la demanda externa pasando de -0,2 a 0,3. Por lo tanto el sector exterior contribuye a compensar la caída de la demanda interna. El empleo  ha registrado un aumento interanual bajo, tan sólo de un 0,4%, que significa, la creación de 69.400 empleos de tiempo completo en un año.

La situación económica por tanto se deteriora y esto ha conducido a las familias a recortar gastos. El presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, ha argumentado que España volverá en cuanto la coyuntura internacional lo permita  a las sendas de crecimiento razonables. El Gobierno vislumbra, por tanto, una salida positiva de la actual situación de enfriamiento económico que  sufre la economía española, recuperando un crecimiento que ronde el 3%.  El petróleo y la restricción del crédito son los dos factores externos que el Gobierno señala como principales causantes de la actual situación ralentización económica por la que atraviesa España, junto a la Unión Europea y a la zona euro.



David Vegara, secretario de Estado de Economía, reconoce la dificultad de que la inversión se recupere en el corto plazo, pero contempla la posibilidad de llegar a la previsión oficial de crecimiento para el 2008 que se situó en el 1,6%. El Gobierno no contempla la posibilidad de recesión y espera una recuperación para el 2010.

Analizando la situación económica actual, se contempla una serie de factores negativos que han confluido causando una situación de decrecimiento económico importante o crisis. La construcción estaba siendo el motor principal generador de empleo y de crecimiento económico. Con el estallido de la burbuja inmobiliaria, el motor se frena bruscamente alterando gravemente la economía. La crisis inmobiliaria estadounidense provocada por las hipotecas subprime conduce a problemas de liquidez, restricción del crédito y a recelos entre las entidades bancarias a prestarse dinero entre sí. Ello conduce a impulsar al alza al Euribor, con lo que los préstamos son de mayor interés y las hipotecas se encarecen, dejando a la familias menos margen para el consumo, y la demanda interna por tanto desciende. Además hay que añadir las constantes escaladas del petróleo con lo que se originan procesos inflacionistas que arrancan más dinero a los consumidores. La inflación lleva al Banco Central Europeo a subir los tipos de interés y ello origina un repunte en el Euribor.  Los consumidores pierden confianza en la situación económica y frenan más su consumo, con lo que el crecimiento económico decrece o se estanca. Al reducirse el consumo, las empresas pierden dinero, originándose desempleo y menor inversión.  Son toda una serie de factores que actúan tanto de causas como de efectos unos de otros y crean la actual situación de crisis que se padece. Esperemos que se salga lo antes posible de estos peligrosos círculos viciosos que se forman y confluyan de nuevo buenos datos económicos. Los círculos viciosos se convertirán entonces en círculos virtuosos de bonanza económica, de empleo y de prosperidad, contagiándose unos buenos datos económicos de otros;  pero para ello primero hay que salir de los primeros.