El déficit público sube al 3,82% del PIB | Euribor Saltar al contenido
Euribor

El déficit público sube al 3,82% del PIB

21 febrero, 2009

Las Administraciones Públicas ya no están en superávit como cerraron el ejercicio 2007. El escenario ha cambiado drásticamente y el deterioro económico nos ha llevado al déficit.



    El déficit de las Administraciones Públicas ha llegado hasta el 3,82% del Producto Interior Bruto, lo que son 41.874 millones de euros. El Ejecutivo señalo un déficit cuatro décimas por debajo en su última previsión. El déficit tiene una causa bien conocida por todos, la crisis económica. La tasa de desempleo se ha disparado sobretodo en los últimos meses que parecen ser que son los más álgidos de la crisis, aunque también puede que no sean los peores, pues existen advertencias de que todavía no hemos tocado fondo. El aumento vertiginoso del desempleo supone un mayor gasto y por otra parte también el estado recauda menos ya que existe una fuerte caída de la actividad.

Se recauda también menos con el impuesto de sociedades y del IVA, como consecuencia de la caída del consumo. No hay que olvidar que ya estamos en recesión, como lo están Alemania, Reino Unido, Italia, la Eurozona, y la Unión Europea. Nos encontramos en un escenario económico complicado, y como dijo el vicepresidente económico y Ministro de Hacienda Pedro Solbes, vivimos una situación insólita y vamos a algo muy excepcional.

El superávit con el que se cerró 2007 del 2,2% parece ahora algo muy lejano en el tiempo, cuando en realidad ha pasado poco más de un año. Aunque hay superávit en la Seguridad Social, este no ha podido con los números negativos del Estado, de la Comunidades autónomas y de los Ayuntamientos, que han conducido al déficit.



Hay que tener presente el esfuerzo fiscal puesto en marcha por parte de la Administración central para hacer frente a la crisis económica, a través de medidas.

El déficit actual de las Administraciones Públicas cruzan el límite del 3% señalado por el Pacto de Estabilidad lo que han llevado a abrir un expediente por parte de Bruselas.

En cuanto a la balanza comercial, es decir, la diferencia entre importaciones y exportaciones, también experimenta un cambio interesante, pues el déficit comercial baja un 4,9%. Es una consecuencia de la caída del consumo. Las importaciones fueron de 282.251,3 millones de euros y las exportaciones de 188.184,4 millones de euros, lo que significa una diferencia a favor de las importaciones de 94.066,9 millones de euros.



Carlos Ocaña, secretario de Estado de Hacienda ha argumentado que las actuales cifras de déficit y las que se consideran para el próximo ejercicio son asumibles: “Con los niveles de partida que tenemos, incurrir en un déficit como el que hemos tenido en este ejercicio, como el que proyectamos para el ejercicio próximo, es algo perfectamente sostenible para una economía sólida, grande y diversificada como es la economía española.”