Diferencias entre un plan de pensiones y un plan de jubilación | Euribor Saltar al contenido
Euribor

Diferencias entre un plan de pensiones y un plan de jubilación

18 marzo, 2010

Puede pensarse que un plan de pensiones es lo mismo que un plan de jubilación. Pero no es así. Son diferentes, mientras que las aportaciones realizadas en el plan de pensiones desgravan a hacienda y no puede retirarse el dinero, salvo circunstancias excepcionales, hasta llegada la jubilación, en el plan de jubilación, las aportaciones no desgravan a hacienda, el fin del plan no tiene porque coincidir con el momento de la jubilación y el dinero aportado puede retirarse en cualquier momento (aunque deberá satisfacerse su correspondiente penalización).

El estado del bienestar esta sustentado por la gratuidad de la educación y de la sanidad, las ayudas derivadas de la ley de dependencia y el sistema de pensiones. En referencia a este último apartado, el sistema de pensiones, a veces aparecen en los medios de comunicación o en el debate político dudas sobre su sostenibilidad.

La población experimenta un envejecimiento progresivo, va aumentando la cifra de pensionistas, mientras que va decreciendo la población con edad de trabajar. A partir de esta consideración se puede llegar a pensar que existe incertidumbre sobre las pensiones públicas en el medio o largo plazo.

Los jóvenes  tardan cada vez más en incorporarse al mercado de trabajo y empiezan por tanto a cotizar a la seguridad social tarde, y además existen en la actualidad contratos de trabajo precarios. Son factores que dificultan la accesibilidad en el futuro de una pensión digna, y por ello políticos y expertos económicos hablan de la importancia de complementar la pensión de la seguridad social con algún otro plan de pensiones privado que impida un brusco cambio a nivel adquisitivo en el momento en que se pasa de ser trabajador a pensionista.

Muchas personas se han decidido por suscribir un plan de pensiones o un plan de jubilación dado que con el sistema público de pensiones existe incertidumbre y parece que muchas veces se cuestione su posibilidad de garantizar la tranquilidad económica para las personas que accederán a él en el futuro.

Es necesario conocer las características, ventajas, inconvenientes y diferencias que existen entre un plan de pensiones y un plan de jubilación ya que son dos tipos de productos financieros diferentes. Por tanto ya debe quedar claro que un plan de pensiones no es lo mismo que un plan de jubilación.

    ¿Qué son y en que se diferencian un plan de pensiones y un plan de jubilación?

En líneas generales y de forma muy resumida se puede decir que el plan de pensiones tiene la ventaja de tener una buena fiscalidad, pero no se puede recuperar el dinero hasta que se haga efectiva la jubilación, salvo en circunstancias excepcionales. El plan de jubilación tiene la ventaja de que se puede recuperar el dinero en cualquier momento, aunque se pagará una penalización, pero tiene el inconveniente de no beneficiarse de desgravaciones fiscales.

Plan de pensiones: Se trata de un producto financiero que se engloba en los llamados fondos de pensiones. El plan de pensiones tiene la ventaja de una muy buena fiscalidad. Desgravan a hacienda, aunque estas desgravaciones tienen un límite. Las aportaciones que se realizan al plan de pensiones hacen reducir los ingresos en la declaración de la renta, por lo que se paga menos. El dinero ahorrado en el plan de pensiones no puede retirarse en cualquier momento como ocurre en el plan de jubilación, sólo se podrá retirar una vez que llegue la jubilación. Las circunstancias excepcionales por las que se podrá retirar el dinero son las de fallecimiento, enfermedad grave o encontrarse en situación de paro de larga duración. El suscriptor del plan de pensiones puede decidir que las aportaciones tengan carácter mensual, trimestral, semestral o anual. Se pueden reducir, aumentar o realizar una suspensión temporal. Las aportaciones también podrán ser únicas. El dinero se recupera al llegar el momento de la jubilación en forma de cuotas o en un solo pago. En cuanto al tema de impuestos, el suscriptor deberá pagar los impuestos que no satisfizo en sus declaraciones de la Renta al entregar ese dinero como aportaciones para el plan de pensiones.

Plan de jubilación: Los planes de jubilación son normalmente gestionados por compañías de seguros. Se acuerda una fecha entre el suscriptor y la aseguradora en la que se dará por finalizado el plan de jubilación. Esta fecha no tiene porque coincidir con la edad de jubilación. A diferencia del plan de pensiones, el plan de jubilación ofrece a sus suscriptores la ventaja de retirar el dinero en cualquier momento. Como comentamos, no es necesario llegar a la edad de jubilación para retirar el dinero, ni tampoco llegar a la fecha acordada como fin del plan de jubilación, aunque se deberá pagar la correspondiente penalización en este caso. Se puede efectuar una retirada parcial del dinero antes de que se haya finalizado el plan y dejar la otra parte en el plan. Esta retirada parcial no tendría penalización, aunque después no se volviera a ingresar la cantidad retirada en el plan de jubilación. El plan de jubilación no tiene la ventaja fiscal del plan de pensiones: no desgrava. Las aportaciones pueden ser mensuales, trimestrales, semestrales o anuales y pueden aumentarse o reducirse, como ocurre con los planes de pensiones. En cuanto al pago de impuestos, una vez se termina el plan, sólo se pagaran por los intereses generados, pero no por las aportaciones realizadas, a diferencia con respecto al plan de pensión, pues las aportaciones realizadas en el plan de jubilación ya tuvieron su correspondiente pago de impuestos en las correspondientes declaraciones de la renta.