El petróleo imparable | Euribor Saltar al contenido
Euribor

El petróleo imparable

26 mayo, 2008

    Las subidas del Euribor, el encarecimiento del petróleo y de los alimentos, minan fuertemente el poder adquisitivo de los consumidores.



    Nadie sabe ya cuales son los límites del encarecimiento del petróleo, ni siquiera el Ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes. España inmersa en una importante desaceleración económica, no puede permitirse las escaladas desbocadas del petróleo, pues es un país que depende fuertemente a nivel energético de otros países. Los especuladores parecen ser los causantes principales de esta vertiginosa carrera que lleva el crudo, si bien, también actúan como fuerzas impulsoras al alza de los precios, la depreciación del dólar o el temor a que no exista suficiente oferta para la demanda. En los últimos años la demanda mundial ha crecido de forma importante, dos tercios del crecimiento se debe a los países asiáticos, y la mitad del crecimiento de la demanda tiene como responsable a China.

    A finales del 2007, existía preocupación con el precio que estaba alcanzando el petróleo y se temía llegar a la psicología cifra de los 100 dólares, ahora serían muchos los que firmarían encontrarse con un barril de brent, el referente en Europa, a ese precio Actualmente está superando los 130 dólares. Lo peor no es el precio actual, lo que da verdadero pavor, es que su subida parece imparable y actualmente da la sensación de que su escalada no tiene límites.

    España es un país muy vulnerable al encarecimiento del petróleo. Mientras que la media de importaciones de energía en la Unión Europea es del 50%, las importaciones energéticas en  España sobrepasa el 70%.



    Se esperaba que la inflación volviese a niveles mas cercanos al 2%, que es lo que califica el BCE como valor idóneo para asegurar una estabilidad de precios, pero se deberá esperar, dada la vertiginosa escalada del petróleo, que eleva la inflación.

    En España parece juntarse todo, por una parte tenemos la crisis en el sector de la construcción, que hace crecer el desempleo. La inflación  crece impulsada por las subidas del precio del petróleo, el alza del Euribor y las subidas de los alimentos básicos, y lleva a que los ciudadanos pierdan poder adquisitivo, e invariablemente a que baje el consumo.

    La formula contiene unos ingredientes explosivos: petróleo caro, encarecimiento de los alimentos y  subida del Euribor. Muchas familias sienten un ahogo cada vez mayor para hacer frente, con los mismos ingresos,  a unos gastos cada vez mayores.  Además un petróleo en alza  eleva los gastos de los empresarios y lleva también al desinterés inversor. Todo ello conduce inequívocamente a la ralentización económica.