El Euribor sigue congelado, pero las hipotecas seguirán abaratándose | Euribor Saltar al contenido
Euribor

El Euribor sigue congelado, pero las hipotecas seguirán abaratándose

5 mayo, 2018

El Euribor a 12 meses, conocido también como Euribor hipotecario, que es el que se utiliza para el cálculo del pago de la mayoría de las hipotecas a interés variable, sigue durante el mes de mayo mostrando valores diarios iguales a los del mes anterior. En la primera semana de mayo de 2018 simplemente se ha movido en el rango de -0,189 y -0,190, lo que equivale a decir que el Euribor sigue inmóvil o congelado. No se mueve.



Esta situación de gran estabilidad por parte del Euribor ya lleva ocurriendo durante todo el 2018, lo que viene seguramente a significar, que el margen de caída del Euribor, es decir, la posibilidad de que siga cayendo parece haberse agotado. Sin embargo, durante todo el 2018, muy probablemente, las hipotecas a interés variable referenciadas al Euribor y sin cláusula suelo, seguirán abaratándose, porque, aunque no baja más, se encuentra anclado en su posición más baja, por lo que los valores del año pasado, del 2017, son más altos que los de 2018, por lo que las revisiones anuales de las hipotecas darán como resultado un ligero abaratamiento de las mismas.

Que el Euribor no baje, es una buena noticia, el Euribor no baja, pero las hipotecas que se revisen sí que lo harán. Pero de continuar así, una vez finalice 2018, las hipotecas ya no se abarataran y si el Euribor permanece anclado, las hipotecas también se encontrarán congeladas, o lo que es lo mismo más que variables serán como fijas, a la espera eso sí, si la cuestión está en que si presumiblemente la tendencia bajista se ha agotado y la tendencia estable en el segundo semestre de 2019 también finalizará, dando paso a una tendencia alcista del Euribor, las hipotecas seguirán adoptando su papel de variables y dado que el Euribor empezará seguramente a subir, estas se encarecerán en las correspondientes revisiones. Pero no hay que ponerse nerviosos, cuando el Euribor empiece a subir, (esperemos que tarde lo máximo posible), lo hará de forma muy lenta y gradual. Así es como lo vaticinan muchos expertos, indicando que pasarán muchos años, incluso décadas, antes de que llegue a superar el 1,5%. Esta cifra no es alta, teniendo en cuenta que el Euribor ha llegado a estar por encima del 5%, en los años de expansión económica que coincidieron con los años del boom inmobiliario.