El Gobierno argentino quiere nacionalizar el sistema privado de pensiones | Euribor Saltar al contenido
Euribor

El Gobierno argentino quiere nacionalizar el sistema privado de pensiones

25 octubre, 2008

El Cobierno Argentino quiere nacionalizar el sistema privado de pensiones. Asegura que su objetivo es proteger a  los trabajadores en estos momentos de crisis. La oposición no lo entiende así y habla de saquea a los jubiliados. Hay expertos que señalan que el Estado necesita hacer caja por la reducción de ingresos debido al abaratamiento de la soja y el petróleo, dos recursos fundamentales, sobretodo la soja, sobre los que se sustenta la economía argentina. Esta noticia ha llevado una vez más a caídas a las bolsas.

    El último episodio de la crisis tiene un foco bien localizado, se sitúa en Argentina donde la presidenta del país puso su firma de forma pública y siendo retransmitido por televisión, un proyecto de ley que lleva a la eliminación del sistema privado de pensiones que se formó en 1994. Esto significa que la totalidad de los fondos que se encuentran depositados en empresas privadas con el nombre de Administradoras de Fondos de Jubilación y Pensión (AFJP), ahora serán gestionadas a través del sistema estatal.

Esta decisión tomada por la presidenta Argentina ha desatado un aluvión de duras críticas tanto desde su propio país como fuera de él y ha producido una nueva y virulenta tormenta en el sistema financiero mundial. Los servicios privados que han vuelto al Estado, los trenes, el agua y el correo, no sólo no han mejorado, sino que han sufrido retrocesos, según argumenta, un informe del defensor del pueblo.

La estatalización de las pensiones, significará que casi diez millones de personas pasarán al sector público. En este sentido será fácil que las gestoras de fondos de jubilación inicien demandas al Estado Argentino. El proyecto de ley tiene que ir a debate al congreso, aunque la oposición del Gobierno Argentino, ya ha calificado la iniciativa, de saqueo a los jubilados, mientras que el Gobierno habla de protección a los trabajadores en estos momentos de crisis. También es visto por muchos expertos, como una excusa para conseguir liquidez rápidamente. La realidad es que al nacionalizar los planes de pensiones, supondrán unos importantes ingresos al Estado y esto significará un importante alivio financiero para el Estado, pero hay que tener en cuenta que luego podrá ser un problema, ya que el Estado tendrá que hacerse cargo con un  gasto social de grandes dimensiones que antes no tenía que hacer frente. Los argentinos pueden llegar a comprender que al ser un gasto social, es importante que lo atienda el Estado, pero también piensan que el Estado todavía no está preparado y en condiciones para hacer frente a una medida social tan importante.

El Gobierno Argentino enfatiza que la medida tiene como objetivo garantizar las pensiones que ahora están a cargo de las administradoras privadas, porque debido a la crisis financiera, se han visto afectadas, ya que han bajado los valores de sus activos. Pero también entienden muchos expertos que el Estado recurre a las pensiones privadas para hacer dinero rápido en caja, ya que los ingresos estatales están bajando a un ritmo peligroso, de la misma manera que desciende el precio del petróleo y de la soja. Hay que tener presente que para Argentina, la soja en mayor medida y el petróleo, son dos  fuentes financieras estratégicas para el país y  los importantes descensos del precio que están sufriendo ambos recursos afectan a la economía real de Argentina.

Entre estas AFJP que se verán afectadas por este decreto ley de nacionalización de las pensiones se encuentra Consolidar, que está controlada el BBVA. Las administradoras de fondos de jubilación y pensión están controladas por bancos y aseguradoras, y han sufrido importantes caídas en las bolsas, tras el anuncio de la presidenta de Argentina. Fuentes del Gobierno han indicado que el Ejecutivo de Argentina está en contacto con las empresas españolas y les ha ofrecido todo tipo de garantías. Es probable que haya un encuentro entre José Luis Rodríguez Zapatero y la presidenta argentina, Cristina Fernández, al acudir los dos a la XVII Cumbre Iberoamericana de El Salvador, pero todavía no es seguro.