El IVA sufre un frenazo debido a la desaceleración de la construcción y del consumo