La Comisión de la Unión Europea rebaja cinco décimas sus previsiones de crecimiento para España