La crisis estadounidense se cobra otra victima: el Lehman Brothers, cuarto banco de inversión