La Cumbre del G-20 | Euribor Saltar al contenido
Euribor

La Cumbre del G-20

21 noviembre, 2008

La crisis económica y financiera y la inminente recesión a escala mundial, ha llevado a los dirigentes de los principales países del mundo a reunirse en Washington en la llamada cumbre G-20. El objetivo es claro, señalar las soluciones necesarias para salir de la crisis y poner los mecanismos necesarios para evitar otras en el futuro. El próximo 30 de abril volverán a reunirse.



    El día 15 de noviembre de 2008, como ya estaba fijado, se ha celebrado la cumbre del G-20 en Washington. La crisis económica y financiera mundial que está llevando ya a números países a entrar en recesión, ha conducido a los líderes de los principales países del mundo a reunirse para tratar de poner sobre la mesa las medidas necesarias para tratar de solucionar o  afrontar la difícil situación económica que se padece. Ha sido una cumbre intensa con el objetivo primordial de encontrar soluciones a corto plazo y se ha decidido una próxima reunión para el próximo 30 de abril. Se ha establecido, tomar medidas de reforma de los mercados financieros y se ha dado apoyo para que cada país adopte las medidas necesarias para impulsar su economía. En esta cumbre el anfitrión ha sido el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, que para la próxima reunión ya habrá dejado de serlo, ya que en su lugar estará Barack Obama.

 Europa está convencida de que hace falta una regulación, mucho más estricta de la actual para la banca y quiere poner en marcha importantes cambios del sistema financiero internacional. Bush no es partidario de una fuerte regulación del libre mercado, pues está convencido de que que es necesario para el crecimiento y la expansión económica.

Las medidas urgentes y excepcionales que se tomaron en los meses pasados, se establece en la declaración, que deben continuar, y cada país deberá elegir de forma parcial sus propias medidas, señalando el 31 de marzo como plazo máximo para que cada Estado establezca la vigilancia de los fondos de alto riesgo y marque un control más importante sobre las agencias de calificación de riesgos.



La declaración establece que para el futuro el trabajo  “se guiará por una creencia compartida de que los principios del mercado, libre comercio y los regímenes de inversión, deben estar regulados de manera efectiva y los mercados financieros han de fomentar el dinamismo, la innovación y el espíritu empresarial que son esenciales para el crecimiento económico, el empleo y la reducción de la pobreza”.

Se quiere dar mayor protagonismo al Fondo Monetario Internacional, más capacidad junto con otras entidades para que pueda alertar sobre riesgos mundiales, identificar las posibles vulnerabilidades y anticipar riesgos. También se lo otorgarán mas fondos para que pueda afrontar nuevos retos. Se desea que la institución tenga la capacidad necesaria para que pueda actuar rápidamente y pueda desempeñar un papel determinante ante las crisis.

También se señala que las economías emergentes y las economías en desarrollo, incluyendo los países más pobres deberán de tener más voz y representación.



Se quiere aumentar de forma importante la transparencia de los mercados financieros. Se desea más regulación, una supervisión prudencial y una gestión de los riesgos, con el objetivo de garantizar los mercados financieros, los productos y los participantes en ellos. Se quiere, como señalamos, una firme supervisión de las agencias que califican los riesgos. Ha sido una propuesta europea, la red de agencias de supervisión, que tendrán el fin de vigilar la actividad de los bancos transnacionales.