La debilidad del dólar frente al euro obligará a Airbus a trasladar la producción a EEUU