La Reserva Federal rescata a AIG para evitar un terrible seísmo en el sistema financiero mundial | Euribor Saltar al contenido
Euribor

La Reserva Federal rescata a AIG para evitar un terrible seísmo en el sistema financiero mundial

17 septiembre, 2008

Las temibles consecuencias que suponían la bancarrota de la mayor aseguradora de Estados Unidos, AIG, han llevado a la reserva federal a acudir a su rescate. Una forma de rescate que es entendida por muchos como una nacionalización.

    Después de la caída del cuarto banco de inversión en Estados Unidos, Lemhan Brothers, la preocupación se centraba en, American International Group,  (AIG), pues además de ser la mayor aseguradora estadounidense, es una de las cinco entidades financieras más importantes a nivel mundial. AIG se arriesgó comprando gran cantidad de hipotecas subprime, el auténtico virus financiero que está provocando la terrible crisis financiera a escala mundial. Pero además también aseguró este tipo de hipotecas, que se concedían a clientes a pesar de su escasa solvencia económica, o sus escasas garantías para poder hacer frente a los pagos del correspondiente préstamo hipotecario, y que por ello recibieron el calificativo de hipotecas basura, más técnicamente conocidas como hipotecas subprime.

 La posible bancarrota de AIG provocaría un autentico terremoto de virulentas consecuencias en todo el sistema financiero, pues parece ser, según dicen los expertos, prácticamente no existe banco de importancia que no tenga relación con AIG. Además resulta que millones de pensionistas tienen depositados sus fondos en AIG.  Para evitar la bancarrota de AIG y las temibles consecuencias de su caída, la Reserva Federal estadounidense (Fed) ha intervenido prestándole 85.000 millones de dólares a dos años, para poder afrontar sus urgencias económicas. A cambio de este préstamo, la Reserva Federal se quedará con el 80% del capital de la gigantesca aseguradora estadounidense.

Parece ser que este gigante de los seguros estadounidense (AIG) se habría llevado consigo en su caída a muchos bancos y a empresas a nivel mundial. Ningún banco privado ha acudido al rescate de AIG, y por ello el Gobierno estadounidense ha dado el préstamo mencionado. Un préstamo a dos años de 85.000 millones de dólares a cambió del 80 % de su control es una operación entendida por muchos, como una nacionalización, aunque está intervención sea llamada rescate. El presidente norteamericano, George Bush, ha señalado, que se trata de dar estabilidad a los mercados financieros y limitar el perjuicio a las economías mundiales. Rescate o nacionalización, la operación realizada, es una prueba más de la terrible crisis financiera que se vive actualmente y de lo que puede quedar por venir. Esperemos que el nuevo episodio tormentoso que se vive en Estados Unidos, tenga el menor impacto posible en el resto de las economías mundiales, como la española.