Las diferentes fases del Euribor | Euribor Saltar al contenido
Euribor

Las diferentes fases del Euribor

21 marzo, 2010

El Euribor desde octubre de 2008 hasta ahora ha pasado por diferentes fases. En una primera fase perdió en una espectacular caída muchas posiciones, le siguió una fase de caída más moderada, para encontrarse ahora en una fase de estabilidad.



    El Euribor se encuentra marcando durante el mes de marzo de 2010 sus niveles más bajos de su historia. El día 2 y el día 17 de marzo de 2010, marcó el 1,215% y los días 3 y 18 de marzo el por ahora mínimo histórico: el 1,214%. El nivel mensual provisional del mes de marzo de 2010, de terminar así el mes, se trataría también del nivel mensual más bajo de la historia. Se trata de una buena noticia para los ciudadanos que soportan la pesada carga de una hipoteca. Pero conviene analizar más profundamente la situación del Euribor. Aunque el indicador que más se utiliza en España para referenciar las hipotecas se encuentra en sus niveles más bajos de su historia, ya lleva unos meses en los que prácticamente no se mueve.

El Euribor inició su caída vertiginosa, después de encontrarse en niveles muy altos y en máximos históricos durante los tres primeros trimestres de 2008, a partir del 10 de octubre de 2008. Dos día antes, el Banco Central Europeo (BCE) decidió bajar por primera vez desde la aparición de la crisis económica y financiera internacional, medio punto porcentual el nivel de los tipos de interés pasando del 4,25% al 3,75%.

La evolución del Euribor en los últimos meses se puede resumir en tres fases:



1.- Fase de importantes retrocesos, con una gran pendiente.

2.- Fase de caída más moderada, con una pendiente mucho más moderada que la anterior.

3.- Fase de estabilidad.



El Euribor comenzó a rodar por una senda bajista de continuas perdidas de posiciones y fue durante esos primeros meses donde el Euribor marco sus mayores caídas. Desde octubre de 2008 a febrero de 2009 puede hablarse de una clara tendencia bajista, con una pendiente de claro vértigo. Si en septiembre de 2008 el Euribor se situó en el 5,384% (que no fue el máximo histórico mensual, pues ya se marco dos meses antes, en julio de 2008 al señalar el 5,393%) en febrero de 2009 el Euribor ya se encontraba en el 2,135%. Esos cinco meses, de octubre de 2008 a febrero de 2009, fue donde se produjo la mayor pérdida del Euribor. Después de estos cinco meses de espectacular caída, la tendencia bajista por parte del indicador, no cesó. Le siguió otra fase mucho más moderada de retroceso de posiciones, que se concentró entre los meses de febrero a septiembre de 2009. Si en febrero de 2009 el indicador se situaba en el 2,135%, septiembre de 2009 se concluyó en el 1,261%. Una caída mucho menor que la anterior con una pendiente muchísimo más moderada. Después de esta fase, ha seguido otra fase, la que se sitúa entre los meses de septiembre de 2009, hasta el último valor mensual conocido, el de febrero de 2010, en la que el indicador prácticamente se ha estabilizado. Aunque el Euribor ha seguido retrocediendo durante estos seis meses (a excepción de la ligera subida de diciembre de 2009), sus caídas han sido muy poco significativas. Es de señalar que durante los estos seis meses, el indicador nunca ha abandonado el 1,2%. Los niveles mensuales desde septiembre de 2009 a febrero de 2010 han sido en orden cronológico: 1,261%, 1,243%. 1,231%, 1,242%, 1,232% y 1,225%. Estos datos son una clara señal de la tendencia estable que marca la evolución del Euribor en los últimos meses. Por ello como señalábamos al principio, aunque el Euribor se encuentre en mínimos históricos, no se puede decir que el indicador se encuentre en una pendiente de caída, sino en una clara senda de estabilidad.

La actual situación de estabilidad del Euribor tiene su causa en que se encuentran bloqueadas sus posibilidades tanto de subir como de bajar más, pues como sabemos el indicador sigue una evolución paralela a la de los tipos de interés. El Banco Central Europeo (BCE) no parece en absoluto dispuesto a bajar más el nivel del precio oficial del dinero, situado desde mayo de 2009 en el 1% y dada la proximidad del 1% con los actuales niveles del Euribor, se explica el bloqueo que le impide retroceder más de forma significativa. Pero el BCE tampoco está dispuesto a subir los tipos de interés en el corto plazo, pues quiere reunir suficientes evidencias de consolidación de la recuperación económica en la Eurozona, y esto parece ser que no se conseguirá en el corto plazo, pues esta recuperación todavía se considera demasiado frágil para iniciar ya una política de subida de tipos de interés.