Las hipotecas están cada vez más próximas de experimentar recortes en sus revisiones