Las medidas del Gobierno de EEUU para afrontar la crisis desatan la euforia en las bolsas