Las previsiones del Gobierno español señalan una reducción del déficit público al 3% del PIB en el 2013