Las rebajas en los alimentos básicos en origen no llegan al consumidor | Euribor Saltar al contenido
Euribor

Las rebajas en los alimentos básicos en origen no llegan al consumidor

11 febrero, 2008

Uno de los factores fundamentales que ha producido en los últimos meses un desboque de la inflación ha sido el brusco aumento de los alimentos básicos como el pan, la leche o el pollo. Las materias primas, como los cereales, se encarecieron, y esta era, en teoría, la causa que produjo como efecto la subida de precios en los alimentos que nunca faltan en la cesta de la compra. Pero actualmente, el panorama está cambiando como señala El Paislos precios de los alimentos básicos han bajado en el campo, pero no se está trasladando este abaratamiento a los consumidores.

El pollo,  debido al encarecimiento de los cereales, que es el alimento para estos animales, subió de preció en origen hasta 1,38 euros por kilo, pero ahora ha bajado hasta 0,82 euros por kilo, es decir ha descendido su precio casi un 30%, pero esta bajada del precio en origen no se ha trasladado al consumidor. La leche subió de 0,30 euros a 0,45, lo que significo que el consumidor llegará en un año a pagar el 30% más. Ahora los precios en el campo han descendido, sin embargo tampoco ha habido traslado al consumidor. Igualmente ha ocurrido con los huevos o el aceite.  El precio en origen de muchos alimentos es hoy estable o a la baja y sin embargo los consumidores siguen teniendo que pagar precios altos por los alimentos básicos.

El problema parece estar en los márgenes de distribución. Las organizaciones agrarias señalan que los precios en origen no tienen nada que ver con los precios pagados por el consumidor y demandan a la Administración medidas contundentes para conseguir una mayor transparencia en el mercado.

La distribución parece ser que  no aplica unas cuantías razonables de ganancias, es decir, no se contenta con fijar unos precios al consumidor a partir de los costes y unos márgenes adecuados, sino que aplica los márgenes que considera que puede pagar el consumidor y en las situaciones en las que existe crisis en los precios de origen se aumentan mucho más esos márgenes, como ha sucedido en los últimos meses en muchos alimentos básicos.