Los comerciantes reclaman a la clase política que no contribuya a alarmar a los ciudadanos con la situación económica del paísLos comerciantes reclaman a la clase política que no contribuya a alarmar a los ciudadanos con la situación económica del país | Euribor Saltar al contenido
Euribor

Los comerciantes reclaman a la clase política que no contribuya a alarmar a los ciudadanos con la situación económica del paísLos comerciantes reclaman a la clase política que no contribuya a alarmar a los ciudadanos con la situación económica del país

7 enero, 2008

La economía ha entrado en los últimos meses de forma importante en el debate político de España. Esto parece que está preocupando a los comerciantes. El debate político se ha intensificado en este terreno y los empresarios y sus asociaciones se están percatando de que la  percepción de  una supuesta crisis económica en España se está intensificando, sin que existan datos reales que apoyen esa sensación. El tono del debate electoral si se lleva a extremos, puede llevar a una alarma económica que les perjudicaría seriamente.

Los primeros en solicitar responsabilidad a la clase política han sido los comerciantes catalanes, para que no contribuyan a una alarma ciudadana y lleve a los ciudadanos a sentir presiones y miedos a la hora de realizar sus compras. El secretario general de la Confederación de Comercio de Cataluña, , ha sido contundente en este sentido diciendo: “La situación actual no es tan mala como la pintan algunos”. Fraile ha apuntado que España ha tenido la suerte de contar con buenos ministros de economía, … Solchaga, Rato, Solbes. Señala que la economía ha estado en buenas manos y  ha demandado mayor confianza.

La verdad es  que nos encontramos en unos momentos de clara incertidumbre económica. Si existe desaceleración o crisis económica, es fundamental que está no se vea intensificada por una “crisis psicológica”, en la que los consumidores atemorizados llegasen a reducir extremadamente sus gastos, intensificando de esta manera,  la desaceleración o crisis económica real.