Los consumidores pierden confianza en la situación económica | Euribor Saltar al contenido
Euribor

Los consumidores pierden confianza en la situación económica

6 agosto, 2008

Los consumidores pierden confianza en la situación económica

La confianza de los consumidores respecto a la economía familiar, española y del empleo baja de forma importante. La sucesión de malos datos económicos contribuye a ello.

La confianza de los consumidores ha caído 5,4 puntos, bajando hasta los 46,3 puntos. Este es el registro más bajo desde queeste índice empezó a publicarse. El Instituto de Crédito Oficial, es quien elabora de forma mensual este indicador sobre la confianza que tienen los consumidores respecto a los factores de su situación económica familiar, de la economía española y del empleo, comparándola con respecto a hace seis meses y las expectativas  que se tiene sobre los mismos factores para los próximos 6 meses. Con los datos recogidos, se realiza una media aritmética de los dos parámetros, es decir, de la situación actual y de las expectativas. Pues bien, el indicador de expectativas, es decir, como esperan los consumidores que evolucione sus economías familiares, la española y del empleo en los seis meses próximos, ha bajado 6,7 puntos y el indicador correspondiente a la situación actual ha descendido 4,1 puntos. En un año, es decir, respecto a Julio de 2007, el indicador de confianza de los consumidores ICC-ICO ha caído  46,2 puntos ( el indicador de expectativas ha bajado en un año 37,5 puntos, y el indicador parcial de la valoración de la situación económica actual ha perdido 50 puntos en 12 meses). Son los datos ofrecidos por Instituto de Crédito Oficial.

Este Indicador tiene su importancia, pues nos señala cual es la percepción que tiene los consumidores respecto a la evolución de la economía en general y la suya propia en particular. Una puntuación de 46,3 puntos significa una visión pesimista por parte de los ciudadanos y ello es perjudicial para el crecimiento económico, pues conduce a un menor consumo. Los analistas señalan que esta nuevo descenso en la confianza de los consumidores se traducirá en una considerable moderación del consumo.

Las expectativas de futuro respecto a la evolución del empleo en los seis próximos meses han bajado 12,1 puntos. Es lógico que los ciudadanos tengan está visión pesimista del empleo, si ellos mismos o familiares y amigos pierden sus trabajos o simplemente al contemplar los malos dados en la tasa de desempleo que vienen reflejando los medios de comunicación en los últimos meses.

El único indicador parcial que se salva de descender y sube aunque tímidamente, es el indicador de la valoración de la situación económica familiar actual, con respecto a hace seis meses, que asciende 0,7 puntos.

La confianza de los consumidores es necesaria para que la economía se reactive. Si los ciudadanos perciben que la economía empeora, el efecto psicológico que esto supone sobre ellos, les lleva a una clara moderación del consumo, con lo que la economía se enfría todavía más. Es necesario que se perciban cambios positivos y mejoría en la economía para que cambien sus valoraciones y se pase de un pesimismo a un optimismo razonable que les lleve a consumir con normalidad. La sucesión continua de malos datos económicos que continuamente aparecen en los medios de comunicación y el hecho de comprobar como pierden poder adquisitivo y sus economías se ahogan con los repuntes del Euribor y las escaladas del precio del petróleo, han ido formando una clara visión negativa de la situación económica actual familiar, española y del empleo actual y futura. Esperemos que  este circulo vicioso se rompa pronto, con un buen dato económico  que arrastre con él a otros y nos conduzca a la deseada mejoría de la economía. El precio del petróleo esta descendiendo de forma importante en las últimas semanas, esperemos que se traslade pronto este descenso a los consumidores. Este puede ser un buen comienzo para la recuperación.