El número de desempleados supera los 3.200.000 y ya en 827.000 hogares ninguno de sus miembros tiene empleo