El Euribor y su relación con las hipotecas a interés variable | Euribor Saltar al contenido
Euribor

El Euribor y su relación con las hipotecas a interés variable

3 septiembre, 2016

El Euribor muestra valores muy bajos desde hace muchos meses, incluso ahora se encuentra mostrando valores negativos. Esto siempre es una excelente noticia para las personas que se encuentran pagando una hipoteca cuyos intereses se miden según los devenires del Euribor, ya que cuanto más bajo se encuentre el Euribor, menos dinero por intereses se tendrán que pagar por la hipoteca.

Tenemos que estar pendientes de la evolución del Euribor si tenemos una hipoteca a interés variable ligada al Euribor. Si nuestra hipoteca es a interés fijo para todo el plazo de la hipoteca no nos tenemos que preocupar por él, ya que una hipoteca a tipo fijo, significa que no varía  y que por tanto vamos a pagar siempre la misma letra mensual. Nunca va a cambiar, suba o baje el Euribor o cualquier otro índice de referencia.

Si por el contrario nuestra hipoteca es a interés variable y ligada al Euribor, si que deberíamos estar pendiente del Euribor para adaptar nuestros gastos y nuestra economía a la letra que debemos pagar por el préstamo. Si el Euribor sube durante varios meses, nuestra letra seguramente subirá pronto, ya que las hipotecas a interés variable son revisadas periódicamente y si el índice al que están ligadas ha subido respecto a la anterior revisión, la letra de la hipoteca subirá y bajará si por el contrario el índice ha bajado. Afortunadamente ahora el Euribor se muestra muy bajo y no debemos de alterarnos pensando cosas raras, como que el Euribor va a subir repentinamente o cosas así.  Seguramente durante lo que queda de 2016 y 2017 el Euribor seguirá mostrándose con valores bajos, ya que la economía en la zona euro no acaba de mejorar y por ello los que deciden si los tipos de interés suben o bajan, prefieren que los tipos de interés sigan muy bajos con el fin de que puedan dar créditos atractivos y se pueda reactivar el consumo y la economía en general. Los tipos de interés o el precio del dinero los decide el Banco Central Europeo (BCE), y tenemos que saber que el Euribor y los tipos siguen tendencias paralelas, de modo que si están bajos, también lo estará el Euribor.

Pero el tiempo de las mayoría de las hipotecas suelen ser muy largo, suelen ser muchos años y claro esta que durante tanto tiempo el Euribor puede experimentar importantes variaciones. Llevamos muchos años con un Euribor muy bajo, concretamente desde 2008, no ha hecho otra cosa que caer y caer, pero también puede suceder lo contrario. Si subiera no lo haría de forma repentina, ya que que el BCE no sube o baja los tipos de interés de forma brusca sino que lo hace de modo muy gradual y de forma muy cuidadosa y adaptándose lo máximo posible a las necesidades que se muestran en el escenario económico de cada momento.

Cuando se firma una hipoteca a interés variable hay que tener en cuenta estas circunstancias y tener presente que las letras de las hipotecas cambiaran tras cada revisión. Normalmente las revisiones se hacen cada 3, 6 o 12 meses. Si en ese periodo el Euribor o el índice de que se trate ha subido, la letra de la hipoteca subirá y bajará si ha ocurrido lo contrario.

Antes de firmar una hipoteca a interés variable, debemos de procurar que ofrezcan un diferencial atractivo sobre el Euribor, es decir que sea lo más bajo posible. Los bancos cuando ofertan una hipoteca suelen indicar algo así: Hipoteca al Euribor más 1,25% o Hipoteca con un interés del Euribor más el 1%, o cosas parecidas. ¿Pero que significa? Los diferenciales sobre el Euribor son en los ejemplos el 1,25% y el 1% en el segundo caso. Pues bien, los ejemplos anteriores se tratan de hipotecas a interés variable y los intereses se calcularan en función del valor del Euribor. En el primer caso la hipoteca tendrá de intereses el valor del Euribor más el 1,25% y en el segundo caso, el valor del Euribor más el 1%. El Euribor irá variando a lo largo de la vida del préstamo, mientras que el diferencial siempre será el mismo. Pero como los intereses se calculan con la suma del Euribor (parte variable) más el diferencial (parte fija de la suma), las letras de la hipoteca variaran después de cada revisión. Nosotros no podemos cambiar el devenir del Euribor, y ni siquiera podemos prever a largo plazo si estará bajo o alto, pero si que podemos escoger una hipoteca con un diferencial bajo. Así que antes de firmar cualquier hipoteca, deberemos de asegurarnos de que el banco nos ha ofrecido un diferencial atractivo. Actualmente los mejores diferenciales son los que se encuentran en torno al 1%. Incluso hay entidades que ofrecen diferenciales por debajo del 1%.

A los que no les gustan las sorpresas y prefieren pagar siempre lo mismo a lo largo de toda la vida de la hipoteca, disponen de hipotecas a interés fijo. Saber que siempre vamos a pagar los mismo, baje el Euribor o suba hasta límites insospechados nos puede dar una gran tranquilidad, pero eso tiene un precio, ya que las hipotecas a interés fijo piden unos intereses más altos que a los que se encuentran las hipotecas a interés variable en el momento de firmar. Se trata de tomar un opción, si optamos por una hipoteca a interés fijo siempre pagaremos lo mismo en cada letra, aunque suba el Euribor, pero estaremos pagando más dinero que una hipoteca variable referenciada al Euribor, mientras este este más bajo que  el interés establecido para nuestra hipoteca a interés fijo, y tal vez  el Euribor siga bajo durante muchos años, o tal vez no, y entonces al final de la hipoteca hayamos ahorrado dinero pero también puede suceder lo contrario. Se puede prever lo que sucederá con el Euribor en el corto y medio plazo, pero no en el largo plazo.