¿Volverán los sectores inmobiliario y constructor a ser motor de fuerte crecimiento?