Transportistas y pescadores europeos demandan medidas para hacer frente a la escalada del gasóleo