Trichet no ve positivo bajar los tipos de interés y además demanda moderación salarial | Euribor Saltar al contenido
Euribor

Trichet no ve positivo bajar los tipos de interés y además demanda moderación salarial

17 mayo, 2008

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, sigue en sus trece argumentando que no se puede descuidar la inflación, y que por tanto es totalmente desaconsejable bajar los tipos de interés. Muchos son los que piensan que una bajada de tipos de interés sería importante para el desahogo de muchas familias, para incentivar el consumo y por lo tanto reactivar la economía. También existen las opiniones que señalan que la actual inflación no es fruto de un excesivo dinero en circulación, sino que los causantes de que la cesta de la compra haya experimentado repuntes importantes en los últimos meses, son el  encarecimiento de los alimentos básicos y del petróleo. Por lo tanto se trataría de una inflación más coyuntural que estructural y sería entonces aconsejable una bajada de tipos, para sortear los difíciles momentos actuales de crisis o de desaceleración rápida e importante. Pero como Jean Claude Trichet, es en teoría el experto de los expertos, habrá que escuchar sus palabras y asumir sus directrices, entre otras cosas, porque no queda otro remedio.

Trichet ha señalado en los últimos meses, que el BCE, va a estar muy vigilante de la inflación y de la búsqueda de la estabilidad de precios. Este es el argumento que le ha servido muy bien para no bajar el precio del dinero dada la actual situación de inflación que vive la Eurozona. El problema es que no solo existe inflación, sino también una importante ralentización de la economía, pero para el BCE, está última circunstancia parece tener mucho menos peso que la inflación.

Una bajada de tipos permitiría conseguir préstamos más baratos, es decir, con menos intereses a devolver, y además, permitiría mayor margen para que el Euribor descendiese, ya que el Euribor y los tipos de interés, están íntimamente relacionados y siguen una evolución paralela. Pero como comentábamos, la inflación es lo que más preocupa al BCE, por lo que de momento se distancia la posibilidad de una bajada de tipos, situados actualmente en el 4%.

Trichet también demanda que se reforme el mercado laboral y se acabe con la rigidez que lleva a las empresas a no contratar a personas jóvenes y mayores. Además le preocupa la subidas de los salarios debido al encarecimiento de la energía y de los alimentos, creándose efectos de segunda ronda. Con otras palabras, Trichet pide que no se suban los salarios a los trabajadores, es decir, contención salarial, para evitar potenciar la inflación. Además señala que la subidas de los salarios llevaría a la Unión Europea a perder competitividad, poniendo en peligro su crecimiento y la creación de empleo. Pero hay muchas voces disonantes con las palabras del presidente del BCE, sobre todo de los sindicatos, señalando  que se debe abandonar la idea o la cultura, de disminuir costes a base de recortes en los salarios.