Venezuela y España firmarán acuerdos ventajosos para ambos países | Euribor Saltar al contenido
Euribor

Venezuela y España firmarán acuerdos ventajosos para ambos países

26 julio, 2008

El petróleo desciende por el temor a la desaceleración económica y a la bajada de la demanda. Si el petróleo baja, la inflación deberá también bajar y el BCE teóricamente no debería subir los tipos de interés.



    El Euribor y el petróleo, además del encarecimiento de los alimentos, son  factores importantes que con sus tendencias al alza, ahogan muchas economías familiares, pues contribuyen a la clara perdida de poder adquisitivo de los ciudadanos. Mientras el Euribor, se mantiene alto, y cerrará julio subiendo la media de junio, significando para los que revisen ahora sus hipotecas un aumento en su cuota mensual (unos 73 euros de más para una hipoteca media con revisión anual), el petróleo está perdiendo fuelle y ya se aleja del récord que alcanzó hace pocas semanas con un barril a 147,27 dólares. Ahora por debajo incluso de los 124 dólares proporciona un respiro, aunque todavía es un precio muy alto, teniendo en cuenta que hace menos de un año, existía mucha preocupación respecto a que el barril sobrepasara los 100 dólares. El problema es que  los ha pasado de largo. Afortunadamente el barril de crudo ya lleva perdidos aproximadamente 23 dólares, es decir un -15% menos desde su récord. El miedo a la desaceleración económica y el contundente descenso de la demanda en Estados Unidos, impulsan el precio del petróleo a la baja. Es totalmente lógico que los ciudadanos hagan todo el esfuerzo posible para consumir menos energía, para que les sigan saliendo las cuentas.

Además se están tomando medidas para reducir el impacto del encarecimiento del crudo en España. Hace pocas semanas el Ministro Sebastián anunció que se podría en marcha un plan con el fin de reducir un 10% la dependencia del petróleo y ahora José Luis Rodríguez Zapatero y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, han acordado formalizar un grupo de trabajo con el que el país de latinoamérica venderá a España la cantidad de 10.000 barriles diarios de petróleo al precio de 100 dólares. Como contrapartida España le ayudará en torno a temas de tecnología e inversiones. También es importante mencionar, que dicha cantidad de barriles, podrían aumentar en un futuro a través de las extracciones que lleva a cabo Repsol en el país latinoamericano. En pocos años, las compañías hispano-argentina Repsol-YPF y la venezolana Pedevesa, que trabajan juntas en la exploración del campo Junin 7, en la Faja del Orinoco (la mayor reserva de petróleo pesado y semipesado del mundo) estarían en condiciones de producir 200.000 barriles diarios que vendrían directamente a España, según señaló Hugo Chávez. Si el consumo diario en España es de 1,1 millones de barriles, la cantidad señalada por el presidente venezolano, puede considerarse importante.

El presidente venezolano dio una buena noticia a los españoles, al señalar, que tenían garantizado por 100 años el petróleo. En España, se creará un fondo, donde estará la factura de los barriles, para la financiación de proyectos en Venezuela sobre tecnología, equipamientos médicos e infraestructuras.



Habrá que seguir haciendo todo lo posible para que el petróleo no siga creando fuertes procesos inflacionistas y altere de forma importante la economía mundial. Si la inflación baja, gracias a una caída del precio del petróleo, el Banco Central Europeo, teóricamente no debería subir los tipos de interés, pues la principal misión de la institución monetaria europea es encontrar la estabilidad de los precios haciendo frente a la inflación. Si está no aumenta no habrá razón para subirlos y entonces el Euribor que recorre un camino paralelo a los tipos de interés, tampoco deberá subir. Además, voces expertas señalan que actualmente los tipos de interés situados en el 4,25% y el Euribor que se encuentra actualmente entre el 5,3 y el 5,4%, están demasiado distanciados, y que cuando el dinero fluya con normalidad en los mercados, es decir, exista liquidez, el Euribor se situará mucho más cercano a los tipos de interés, lo que significa que deberá descender.