Zapatero demanda responsabilidad al BCE al igual que se respeta su independencia | Euribor Saltar al contenido
Euribor

Zapatero demanda responsabilidad al BCE al igual que se respeta su independencia

7 junio, 2008

Las declaraciones de Trichet han venido seguidas de importantes bajadas en las bolsas, fuerte repunte del Euribor y escalada del petróleo.

    El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, está cargado de razón, al reclamar responsabilidad en sus declaraciones al presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet. Recordemos que el presidente de la institución europea, anunció que se abría la posibilidad a una ligera subida de tipos de interés, anclados actualmente en el 4%. Estas palabras han tenido un efecto inmediato en los mercados bursátiles, en el Euribor, y en el petróleo. Las declaraciones de Trichet han sido seguidas de dos días de resultados negativos en las bolsas, de un fuerte repunte en el ya excesivamente alto índice Euribor y han provocado una nueva subida del precio del crudo.

Sin son ya muchas las voces expertas que reclaman que el Banco Central Europeo (BCE) debería replantearse la posibilidad de bajar los tipos de interés, con el propósito de incentivar el consumo y reactivar la economía, las declaraciones de Trichet, han sido demoledoras para una ya resentía economía, pues ha pronosticado no sólo que los tipos no bajaran sino que además puede efectuarse una subida de los tipos.

Las palabras del presidente del Gobierno, no puede ser más contundentes, al afirmar que si todos respetan la independencia del BCE, todos esperan también responsabilidad por su parte. También ha calificado de exageradas las subidas del petróleo y del Euribor.

El Ejecutivo no puede ser culpado de inactividad, pues ya se han tomado más de 20 medidas económicas y todavía puede ponerse en marcha alguna más, según argumenta Zapatero. Además también matiza que no puede esperarse que las medidas sean efectivas de un día para otro, y que lo primero que hizo el Ejecutivo fue adoptar propuestas fiscales, de financiación y de apoyo a las empresas por un coste de 10.000 millones de euros.